Iglesia de la Merced

Iglesia de la Merced

Exterior:

La actual Iglesia data de 1913, presenta un estilo neogótico de principios del s. XX. Caracteriza su fachada la gran verticalidad y esbeltez de sus torres. También arcos ojivales y amplio rosetón central con colorido vitreaux.

La iglesia posee tres naves. Los vitreaux fueron traídos de Alemania y el altar mayor de Austria.

Interior:

*Altar Mayor: estilo neogótico con estofado en oro.

*Virgen de las Mercedes

*Retablo del Sagrado Corazón

* Purísima Concepción

* La Dolorosa

*Divino Niño

*Cristo Yacente: se conserva dentro de una urna. Realizado en madera tallada, data del s. XVIII. ubicado sobre la nave central dentro de una urna vidriada. Impresiona el realismo y dramatismo de su expresión.

*La Cruz: que el Gral. Belgrano hizo colocar en la fosa común de campo castañares, la cruz lleva la inscripción “a los vencedores y vencidos del 20 de febrero de 1813”.

*Otras piezas de importancia por su valor artístico son las pinturas al óleo de la Escuela Cuzqueña, como la “Virgen de la Merced”.

Este templo, levemente ecléctico, no sólo encierra parte de la historia de nuestro pasado, sino que es también valioso patrimonio artístico religioso.

 

La iglesia de La Merced resguarda la cruz “A los vencedores y vencidos” que dispuso Belgrano para rendir honor a los 480 caídos realistas y los 103 patriotas en una fosa común. El Ejército del Norte se encomendó a la Virgen de la Merced al ingresar a Salta, destacando que los soldados llevaron escapularios como distintivo de guerra.

Belgrano dispuso que se enterraran los 480 caídos realistas y los 103 patriotas en una fosa común. Allí ubicó una cruz de madera con la leyenda: “Vencedores y vencidos en Salta, 20 de febrero de 1813”.

Un tiempo después, Belgrano le solicitó al gobernador Feliciano Chiclana sustituir la sencilla cruz de madera por otra de color verde, que llevaba la leyenda “A los vencedores y vencidos”.

En 1834 el gobernador Pablo Latorre ordenó la restauración de la cruz y la colocación de un basamento. La cruz quedó olvidada hasta finales del siglo XIX en que se partió y se cayó al piso. Sus restos fueron recuperados por seminaristas y el monseñor Piedrabuena los dio a las autoridades.

La cruz fue restaurada gracias a la Comisión Pro Monumento, y en el mes de mayo de 1899 las maderas depositadas en una caja de hierro con vista de cristal, a cargo de los artesanos Bellagamba y Rossi de Buenos Aires.

La Catedral de Salta la albergó en un primer momento en su atrio y posteriormente fue trasladada a la Iglesia de la Merced.

Dato de color

La original cruz fue rescatada por unos niños del seminario a punto de ser hachada para leña por un campesino; su base era nido de lechuzas y estaba carcomida.

El triunfo de Tucumán y Salta fue atribuido por Belgrano al “Omnipotente que protege nuestra santa y sagrada causa” y a la protección de nuestra señora de las Mercedes, Generala del Ejército patriota, señalando que él actuaba simplemente como un instrumento de la Providencia.

Además, al comenzar la marcha hacia Salta, Belgrano presidió la entrega a sus oficiales y soldados de los escapularios de la Merced que, en número de cuatro mil, habían regalado monjas porteñas y que ese día los soldados usaron sobre sus pechos “como distintivo de guerra”. Todas estas tareas preparatorias tenían el propósito de afianzar la fe de sus tropas en la victoria.

(Belgrano en Salta del Tucumán. Colombo Murua)

A ti recurrimos, oh Virgen Generala de nuestros Ejércitos, para implorar tu maternal protección sobre esta Patria Argentina.
Te recordamos que aquí se alzó el altar donde se glorificó a Jesús Eucarístico ante el mundo entero; que nuestra bandera se izó en la presencia augusta de tu divino Hijo; que los colores nacionales cruzan sobre tu pecho cual blasón de Generala del Ejército Argentino
Por todo esto te pedimos que protejas a nuestra Patria erigida según los designios divinos y que del uno al otro confín sepan los pueblos honrarla y que al postrarnos ante tu imagen de Virgen Generala resuene esta unánime aclamación:

¡Tu eres la gloria de nuestra Patria. Tú eres la honra de nuestro pueblo! ¡Tu la Generala de nuestro Ejército!.

Ubicación

Dirección: Caseros 587

Tel: 0387 421-2794

HORARIO DE MISA

Lunes a Sábados: 19:00

Domingos: 10:30 – 12:00 – 19:00