Salta fue fundada el 16 de abril de 1582 y aún hoy posee una marcada fisonomía hispana que la destaca del resto de las ciudades del país y la convierten en una de las capitales de mayor identidad.

Su perfil urbano está delineado por casas de un solo piso, calles y veredas angostas enmarcadas por los cerros circundantes.

El casco histórico concentra los principales exponentes del patrimonio arquitectónico, siendo un área ideal para caminar o detenerse a disfrutar del paseo peatonal alrededor de la plaza 9 de Julio, su plaza principal, continuar por el Corredor de la Fe, sentarse a disfrutar del encanto de la Ciudad en cualquier rincón.

Además cuenta con un balcón natural, el cerro San Bernardo, cuya espectacular vista panorámica se puede acceder por un teleférico o a través de un pintoresco camino o escaleras.